Cada año se organizan varios cruceros nudistas alrededor del mundo, y uno de ellos es el Princesa del Caribe, que recorre Nueva York, las Bahamas, Puerto Rico, San Tomás y muchas otras localidades a bordo de un enorme barco nudista.