La familia que se desnuda unida permanece unida, podríamos decir. Y es que según algunos estudios, los jóvenes que crecen en entornos donde se practica el nudismo y éste es algo normal tienden a ser autoconfidentes, abiertos, extrovertidos y sexualmente estables. Además, no tienen complejos con sus cuerpos y están más cómodos respecto a la sexualidad.