Los sándwiches son una buena opción para llevar a la playa, pero olvídate de los rellenos tradicionales. Te gustará mucho más un siciliano, relleno de jamón crudo, queso brie, tomate y hojitas de albahaca frescas; un vegetariano, con berenjenas en rodajas a la plancha, cebolla, rúcula, tomate, mayonesa y aceitunas negras picadas; un polaco, con rodajas de fiambre, lechuga, rúcula, pepinillos en vinagre, un poco de atún y mostaza; o un caprese, con tomate en rodajas, mozzarella y hojas de albahaca fresca.