Un hecho más que insólito ocurrió cerca de la capital keniata en 2008. Los habitantes de un pueblo cercano a Nairobi no daban crédito a la nevada que estaba cayendo y que por primera vez veían sus ojos.