Los devotos transportan la imagen de Cristo, con su manto de lujo reservado para esta ocasión.