El albor del día anuncia que la faena en alta mar ha terminado. Antes de que el sol imponga su calor, los pescadores anclan en puerto y es allí cuando, atraídos por una materia prima fresquísima, los ávidos compradores comienzan su cuidadosa selección.

Los pescados y mariscos (moluscos, crustáceos y animales marinos de pequeño tamaño) serán los protagonistas de las más suculentas recetas que llegarán a las mesas de algunos restaurantes, para cerrar el ciclo de la jornada.

- Más información sobre marisquerías en España