La casa que el actor John Travolta y su esposa Kelly Preston tienen en Florida está ubicada junto a un pequeño aeropuerto. Allí les gusta veranear, sobre todo porque Travolta tiene todo lo que necesita para practicar una de sus actividades favoritas: pilotar. Tiene su propio hangar y avionetas privadas.