Además del B-Lounge de la planta baja, el hotel Barceló Raval presume de un chispeante mirador panorámico en la azotea. Vistas de 360º sobre el Raval, solárium, piscina y cócteles.