Pocas ciudades del mundo pueden competir con el telón de fondo natural de Ciudad del Cabo. Esta hermosa ciudad se encuentra por debajo de la mole inmensa de Table Mountain, está bordeada por playas magníficas y acolchada de viñedos productivos. También puede presumir de tener una cultura viva y cosmopolita y de su gente amigable. Pero, en realidad, todo lo que necesita es dar un paseo por la montaña en el teleférico emblemático de Ciudad del Cabo y entonces entenderás por qué la ciudad está en un puesto tan arriba de la lista de lugares para ver antes de morir.