Si no tienes ningún complejo y te gusta disfrutar de la vida como Dios te trajo al mundo, puedes optar por alguna playa nudista no muy lejana como pueden ser la bahía de Es Pregons (Mallorca) o Plage Leucate, en Francia.