www.elle.es (© Copyright © 2012 Hearst Magazines, S.L.)
Actualizado: 21/08/2012 | Por Texto y fotos: José María de Pablo, www.elle.es
Escocia: tras las huellas de la Familia Real

Edimburgo, palacios, yates y compras



Edimburgo, palacios, yates y compras - 1 (© Copyright © 2012 Hearst Magazines, S.L.)
Siguiente
Anterior
Anterior
  • Edimburgo, palacios, yates y compras - 1 (© Copyright © 2012 Hearst Magazines, S.L.)
  • St. Andrews, todo animación - 2 (© Copyright © 2012 Hearst Magazines, S.L.)
  • Las Tierras Altas: aventura de cuento - 3 (© Copyright © 2012 Hearst Magazines, S.L.)
  • Nuestra guía - 4 (© Copyright © 2012 Hearst Magazines, S.L.)
Siguiente
Copyright © 2012 Hearst Magazines, S.L.VER MINIATURAS
Anterior1 de 4Siguiente
Compartir esta galería

El punto de inicio de este viaje es el Castillo de Edimburgo (www.edinburghcastle.gov.uk). Esta construcción, encaramada a una roca de piedra negra, un antiguo volcán, ofrece vistas espectaculares. Desde las amplias terrazas llenas de cañones apuntando a la ciudad se pueden ver los jardines de Princess St, creados sobre el lecho de un lago drenado; las elegantes construcciones de la New Town y, al fondo, el estuario del río Forth.

En el Palacio Real, dentro de la fortaleza, los monárquicos aficionados no pueden perderse la sala de las Joyas de la Corona Escocesa. En unas vitrinas a prueba de balas están depositadas la corona, cetro y espada de la realeza nacional. La corona, de 1540, más antigua que la de Inglaterra, aún hoy se sigue usando en ceremonias especiales en el Parlamento regional, aunque nadie, ni la Reina, está autorizado a ponérsela en la cabeza y no puede salir de Escocia, de cuyos ríos son las piedras preciosas que contiene.

Aquí se encuentra también la Piedra del Destino, también llamada Piedra de Scone o Almohada del apóstol Santiago, sobre la que se coronaba a los reyes escoceses.

En el Gran Hall, la sala más noble de la residencia real, verás el original artesonado que sigue la técnica de fabricación de cascos de barco, en la que estaban especializados los astilleros locales del siglo XVI.

En una milla

El camino entre el Castillo y el siguiente punto de este recorrido, el Palacio real de Holyrood, se conoce como Royal Mile, una calle donde están las sedes de las instituciones poderosas y algunos lugares de interés.

Desde la explanada del Castillo, a mano derecha, puedes ver George Heriot's School, el elitista colegio en el que se inspiró J.K. Rowling para describir el colegio Hogwarts, donde estudia Harry Potter.
The Scotch Whisky Experience (www.scotchwhiskyexperience.co.uk), a mano derecha nada más empezar la Royal Mile, muestra los secretos de la fabricación de la bebida nacional y, además, la mayor colección de whisky del mundo, formada por más de 3.500 botellas.

Más abajo y a la izquierda está la estatua de David Hume, el filósofo nacido en la ciudad. Tócale el dedo del pie, porque la tradición dice que quien lo hace se contagia de su sabiduría. Justo enfrente se encuentra la catedral presbiteriana de St. Giles, una de las tres que hay en Edimburgo.

Al final de la Royal Mile encontrarás el Parlament de Escocia, notable muestra de la arquitectura más contemporánea, obra póstuma del arquitecto español Enric Miralles.

Cerrando la calle está el Palacio de Holyrood (www.royalcollection.org.uk), lugar de residencia de los reyes desde el siglo XV. Una semana al año, a principios de verano, la Reina Isabel II reside en los apartamentos privados del palacio.

El edificio cuenta con una sala de exposiciones. Durante 2012, para celebrar los 60 años de reinado de Isabel II, se pueden ver algunos de los objetos más preciados de la Familia, cuadros de grandes maestros, fotografías íntimas y joyas, como la colección de Fabergé, un joyero ruso cuyas obras causaron furor entre las casas reales de Europa durante el final del siglo XIX.

'Shopping' junto a los palacios

Princess Street es el lugar donde hay tiendas de grandes cadenas como Urban Outfitters o grandes almacenes como los Jenners, que acaban de celebrar su 175 aniversario y que ostentan el Royal Warrant que les acredita como proveedores de la casa real.

Paralela a la Milla Real está Victoria St, una calle curva llena de pequeñas tiendas donde vas a encontrar cosas originales hechas en Edimburgo. En Demijohn (www.demijohn.co.uk) puedes probar sus deliciosos licores artesanales. The Red Door Gallery (edinburghart.com) es otra que no debes perderte. Venden pequeños objetos de diseño, grabados y otras chucherías para regalar.

Al final de Victoria St está Grassmarket, una plaza llena de pubs, especialmente animada por las tardes cuando el sol regala energía a los edimburgueses. Aquí verás Fabhatrix (fabhatrix.com), una genial fábrica de sombreros.

Un palacio flotante

Atracado en el puerto de Edimburgo se encuentra desde 1996 el Yate Real Britannia (www.royalyachtbritannia.co.uk). En desuso desde 1994, el barco es ahora un museo flotante: se visitan todas las estancias, desde el dormitorio de la reina a las salas de máquinas o las habitaciones de la marinería.

Durante 44 años el buque trasladó a la Reina y a sus 300 tripulantes por los mares, atracando en 600 puertos de 153 países.

En la parte alta del buque está Royal Deck Tea Room, un café donde por 15 libras puedes disfrutar del ritual del Afternoon tea, un picoteo de sandwichitos, té o cerveza.

Más en MSN

En Twitter

No hay tweets disponibles
0Comentario

Hazte fan

ArribaAbajo