www.elle.es (© Copyright © 2012 Hearst Magazines, S.L.)
Actualizado: 06/09/2012 | Por Texto y Fotos: Kris Ubach y Ricardo de la Riva, www.elle.es
Bretaña, siempre sorprendente

Rennes, capital celta



Rennes, capital celta - 1 (© Copyright © 2012 Hearst Magazines, S.L.)
Siguiente
Anterior
Anterior
  • Rennes, capital celta - 1 (© Copyright © 2012 Hearst Magazines, S.L.)
  • Costa de granito rosa: la llamada del mar - 2 (© Copyright © 2012 Hearst Magazines, S.L.)
  • Mar e interior: ruta por la costa - 3 (© Copyright © 2012 Hearst Magazines, S.L.)
  • Nuestra guía - 4 (© Copyright © 2012 Hearst Magazines, S.L.)
Siguiente
Copyright © 2012 Hearst Magazines, S.L.VER MINIATURAS
Anterior1 de 4Siguiente
Compartir esta galería

El más visible de estos legados es el edificio del antiguo Parlamento provincial, uno de los trece que conformaban el reino de Francia y que fue también sede de la Corte Suprema. En una Rennes construida en madera, en 1618 empezó a levantarse el que sería el primer edificio de piedra de la ciudad.

Tardaron 40 años en erigirlo ¡y 50 más para decorarlo! Hoy la gloria de este lugar son los magníficos trabajos de pintura y artesonado hechos en París por los artesanos de los talleres de Luis XIV, o sea, los que decoraron el Palacio de Versalles (necesario concertar visita guiada en la Oficina de Turismo de Rennes. 11, rue Saint Yves. Entrada 7,20 euros).

Si desde el Parlamento avanzas hacia el casco histórico, percibirás claramente dónde terminan los edificios de madera y dónde empiezan los de piedra. El motivo de esta abrupta diferencia de estilos data exactamente de la noche del 22 de diciembre de 1720, cuando un incendio originado por un carpintero ebrio quemó gran parte de la ciudad.

Las pintorescas casas de entramado que hoy podemos contemplar –unas 250– son lo que se salvó de la llamas, el resto se reconstruyó con el material que ya imperaba en el siglo XVIII: el granito.

Para ver de cerca la colorista arquitectura medieval (Rennes es la ciudad bretona con más casas de entramado) no pierdas detalle en callejones como St-Michel, du Pont-aux-Foulons o St-Georges y, sobretodo, en la estupenda place Sainte-Anne, donde además de la arquitectura, podrás disfrutar de una deliciosa merienda en la terraza del Café Damier.

Algo más sobre los celtas
Para ir un poco más atrás en el tiempo y conocer lo que en Rennes dejó esta civilización, hay que dirigirse hasta el Musée de Bretagne (10, Cours des Alliés. Precio de la entrada: 4 euros).

El centro está ubicado dentro del complejo cultural Champs Libres, que también alberga un espacio de ciencias (con un planetario) y la biblioteca. El espacio explica la historia bretona a través de unas 2.300 piezas (el fondo atesora unas 600.000 obras en total, entre joyas, objetos, vestidos...) y diversos audiovisuales que cubren desde la prehistoria hasta el siglo XX.

Más en MSN

En Twitter

0Comentario

Hazte fan

ArribaAbajo