Los primeros cruceros temáticos en aparecer fueron los que se centraron en este segmento de edad: los mayores. Ya sea eligiendo una ruta por el Mediterráneo o por el Caribe, estos cruceros destacan por sus programas de relax y de ejercicio físico, sus bailes de salón y por la música presente en todas partes. Y es que, aunque muchos no lo crean, los más mayores pueden ser mucho más activos que los jóvenes.