Arrastra este icono a la barra de tareas para anclar esta página
Arrastra este icono a la barra de tareas para anclar esta página
Cerrar
Cerrar
Cerrar
Cerrar
Una vida al filo

El Glaciar de Baltoro

No existe en las grandes cordilleras un valle de esta extrema belleza, orlado por tantas y tan elegantes torres, tan agudas cimas, por montañas-catedrales, pirámides desmesuradas y glaciares desbordantes

Por Sebas Álvaro 28 ago. 2012 20:02
Uno de los primeros visitantes del Karakorum, Günter Oskar Dyhrenfurth, al observar la grandiosidad de las montañas que flanquean este glaciar, dijo que era “la más genial expresión de las fuerzas orogénicas del planeta”. Y es una afirmación que se ajusta a la realidad, pues en ningún otro lugar del planeta se concentran tal cantidad de altas montañas. En Paiyu entramos en el reino del Gran Karakorum, plagado de cumbres por encima de los 7.000 metros, lo que significa que es un paraíso de la alta montaña, descomunal. Sólo en la cabecera del valle glaciar del Baltoro hay concentrados cuatro ochomiles (cinco si contamos la punta central del Broad Peak) y una agrupación espléndida de sietemiles, dos de los cuales casi alcanzan aquella cifra: el Gasherbrum III (7952 mts) y el Gasherbrum IV (7925 mts).
Las Torres del Trango y las Catedrales, vistas desde Paiyu. Foto: Ana MarcosNo sabemos por qué ley de equilibrio en nuestro planeta no hay montañas superiores a nueve mil metros, pero si hubieran sido posibles estarían sin duda aquí, porque es en esta cordillera, y en el Himalaya, donde se dan las condiciones geológicas que permitirían esas formidables construcciones. En la zona próxima a Concordia se apiñan el K2, segunda cima del planeta (8.611 mts), el Broad Peak (8.047 mts.) y el impresionante ramillete de cimas que rodean el circo de los Gasherbrum (el primero a 8.068, el segundo a 8.035 m y el sexto a 7.003 mts), además del Sia Kangri (7400 mts) el Baltoro Kangri (7312 mts) y el Chogolisa (7665 mts).
Sebastián Álvaro, en Paiyu, contemplando la grandeza del Baltoro. Foto: Ana MarcosEl Baltoro abre, desgaja esta selva de picos en su mismo centro. No existe, por ello, en las grandes cordilleras un valle de la extrema belleza del Baltoro, orlado por tantas y tan elegantes torres, tan agudas cimas, por montañas-catedrales, pirámides desmesuradas y glaciares desbordantes. Ahora desde Paiyu, absortos en la contemplación de algo que nos abruma con su desmesura, sabemos que será un esfuerzo recorrerlo por su elevada altitud y su rudeza, por su interminable longitud: nada se regala aquí al caminante, pero éste gana grandes recompensas vitales cada día que transcurre en su interior. Allí están todas las rocas posibles en el corazón de las cordilleras: picos afilados de granito, orlados de pilares escarpados, torres de gneis recortadas por muros verticales, aristas de esquistos que forman crestas atormentadas, muros calcáreos masivos y aéreos. Nada falta a la reunión.

La Torre Sin Nombre. Karakorum, Pakistán. Foto: Ana MarcosMirando al entorno se tiene a veces la sensación de que el Karakorum no es una cordillera más, sino algo así como un club selecto de la naturaleza en el que se hubieran congregado las montañas más distinguidas: las Torres del Trango, la Torre Mustagh, el Masherbrum, el Paiyu, las Puntas del Mármol y del Cristal, el Angelus, la Mitra, el Trono Dorado, el Chogolisa, el Pico Oculto, Gasherbrum IV... y el soberbio desafío a la geometría del Chogori.

Pasada la encrucijada llamada Concordia, donde confluyen inmensos ríos de hielo, se puede seguir caminando hacia el Baltoro Superior donde se penetra en aposentos donde ya no hay nada que no sea grandioso, por su belleza y dimensiones. En este mundo remoto, la sucesión de arquitecturas recién fabricadas y de valles escondidos parece inagotable. Es una región montañosa que se multiplica más allá de las aristas y los collados, siempre elevados, peligrosos y excesivos. Son formas jóvenes de rocas viejas, recién arrancadas de la tierra, como si aquí nacieran aún montañas. Lo mismo ocurre con los glaciares que se derraman abundantes desde la cumbre del Chogolisa para alimentar la lengua del Baltoro.
Con Little Karim haciendo el trekking del Baltoro. Foto: Sebastián ÁlvaroParece el amamantadero de los hielos de la Tierra, tan copiosos que pueden engañarnos, hacernos creer que no hubiera todavía llegado, tan adentro de la cordillera, esa tendencia que por todas partes no deja sino lenguas glaciares en retirada. Este apartado escondrijo no está exento de las leyes que determinan otras montañas, pero lo parece al mostrarse con paisajes de los primeros tiempos que uno creería residuos de un mundo ya olvidado, pero que existió no hace tanto, cuando en nuestro planeta abundaban los lugares inhabitables, inaccesibles, penetrados y escondidos por la niebla y el misterio. A pesar de la relativa frecuentación de esta caminata no llega a la masificación de las de Nepal, siempre en territorios más habitados y urbanizados. En el Baltoro se cruza una frontera que sólo los verdaderamente preparados deben franquear, más allá el retorno es, sino imposible, muy difícil.
 “La más genial expresión de las fuerzas orogénicas del planeta”, así definió este lugar Günter Oskar Dyhrenfurth. Baltoro, Pakistán. Foto: Ana MarcosToda esta máquina terrestre, este taller de montañas está en movimiento, crece y cae constantemente, se construye y demuele al mismo tiempo. El torrente abre un surco, cierra un paso, el alud transmite repentinamente la gran nevada de la cima al glaciar de la base, la cubeta de hielo se llena de agua azul y se vacía repentinamente. Todo eso se aprende en el Baltoro. Yo soy más lento, más débil, más tosco que la materia. Es bueno recordar que el mundo es mejor que los hombres. Y es bueno recordarlo en Paiyu, a punto de entrar en este reino de los hielos y las tormentas, donde el hombre nunca será bienvenido.
6Comentario
avatar
Hace tiempo que admiro tu forma de transmitir los conocimientos y experiencias vividos en cumbres y mazizos reomotos. Desde el inicio de Al Filo de lo Imposible que leído tus libros y artículos (también de compañeros tuyos como Eduardo Martínez de Pisón o Ferran Latorre) anhelando pisar esas mismas rocas, ver esas mismas nieves y respirar ese mismo aire. El año 2.000 tuve la suerte de visitar, de la mano de Jon Lazcano, estos parajes que hoy, 12 años despues, me pone los pelos de punta su sólo recuerdo. La travesía hasta el CB de los Gasherbrum I y II, y la vuelta al valle de Hushé a través del Gondogoro La es algo que no se olvida. Creo que si ambos volviéramos ha nacer tendriamos un "dejá vu" del Baltoro al acercarnos, de nuevo, a las montañas.
3 sep. 2012 03:21
avatar

Hola "Sebas". Tuve ocasión de hablar contigo en Agosto del 2008, yo iba a hacer el trekk del baltoro con Iñaki San Vicente y vosotros habiais vuelto del G-IV, coincidimos todos en el mismo hotel de Skardu.

 

Simplemente agradecerte desde estas líneas los años que dedicaste a acercarnos al resto de los mortales esas montañas tan espectaculares con las que , gracias a "Al filo" , soñe en ver algún día y que tu me has hecho volver a "saborear" como si estuviese nuevamente allí ,al leer hoy , estas líneas de tu blog.

 

Gracias amigo por hacernos participes de tus aventuras, y saber transmitir esa ilusión por la montaña y todo lo que ello conlleva.

4 sep. 2012 12:52
avatar
Fotografias preciosas, el paisaje es impresionante me encanta.
18 sep. 2012 08:01
avatar

Y no es mas bonito el pirineo o cualquier otro sistema montañoso en su cota de los 2000 a 3000 con todo lleno de vegetacion, arboles, animales y aves, que estos inhospitos parajes deserticos por muy espectaculares que sean?.

 

13 sep. 2012 16:05
avatar
No hay nada mejor como el huascaran y el alpamayo de perú......
Denunciar
Por favor, ayúdanos a mantener una comunidad saludable reportando contenido ilegal o comportamientos inapropiados. Si crees que tu mensaje va en contra delCódigo de conductapor favor, utiliza este formulario para notificar abusos a los moderadores. Ellos investigarán tu mensaje y tomarán las acciones correspondientes. Si es necesario, reportarán conductas ilegales a las autoridades correspondientes.
Categorías
Límite de 100 caracteres
¿Confirmas que deseas eliminar este mensaje?
Sobre el blog

Éste es un blog de viajes en el que conviven sin problemas imágenes de un viaje a Jordania, el relato de una expedición a un ochomil o las reflexiones del autor. Desde Tierra de Fuego al Himalaya, el relato en primera persona de aventuras a lo largo y ancho del planeta.

Sobre el autor
  • Sebastián ÁlvaroSebastián Álvaro

    Viajero de profesión y vocación, Sebastián Álvaro lo mismo se sube en una bici para hacer el camino de Santiago que se relaja en las playas canarias. Alpinista, director durante 27 años de "Al filo de lo imposible" y amante de las nuevas emocione, ha dirigido más de 150 expediciones y realizado más de 300 documentales.

No hay tweets disponibles
Leer más
Cerrar
Cerrar
  • Arrastra el icono de MSN a la barra de tareas para anclar esta página
  • Arrastra el icono de MSN a la barra de tareas para anclar esta página
  • Arrastra el icono de MSN a la barra de tareas para anclar esta página

Descubre cómo anclar esta página al menú de inicio


Para anclar esta página a tu barra de tareas, solo tienes que arrastra el icono de MSN de:

  • la barra de anclaje
  • la barra de direcciones
  • la pestaña de Internet Explorer

a la barra de tareas de Windows, en la parte inferior de tu pantalla

  • Las páginas ancladas te ofrecen el contenido que más te gusta de un modo mucho más rápido

Ventajas de anclar una página


Las páginas ancladas te ofrecen el contenido que más te gusta de un modo mucho más rápido

  • Abre tus páginas favoritas de MSN sin tener que abrir antes el navegador
  • Utiliza la 'JumpList' para acceder directamente a las secciones más importantes de MSN y enterarte en tiempo real de las últimas novedades
  • Ancla tantas secciones de MSN como quieras: Viajes, Deportes, …